52 hertz the wrong

Estos muros construidos con código que conocemos como internet, son la analogía de los medios utilizados para plasmar el pasado, nuestras propia cueva de Altamira virtual, donde todos podemos dibujar nuestra historia, y aunque no la comprendamos la globalizamos y expandimos de maneras sin precedente.